En internet - Introducción

Links, redes sociales, posts y blogs que nos han llamado la atención y queremos compartir. 

A finales de este 2020 o, como mucho, en las primeras semanas del 2021, el sistema sanitario catalán dispondrá de 489 camas más que deben permitir hacer frente a la pandemia de la Covid-19 durante los meses de invierno.

Estarán ubicados en los recintos hospitalarios del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, el Hospital de Bellvitge de Hospitalet de Llobregat, el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida, el Parc Sanitari Pere Virgili de Barcelona y el Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí. El Gobierno destina 85 millones de euros y el objetivo es que estos espacios, una vez la Covid-19 remita, se utilicen en función de las necesidades de cada centro asistencial.

El reto de CatSalut es grande porque no sólo han tenido que buscar la manera de cuadrar las inversiones de cada centro hospitalario y hacerlas compatibles con las inversiones previstas en un futuro, sino que se han tenido que adaptar procedimientos, procesos y trámites para hacerlo posible.

Pero, ¿cómo se levantan cinco hospitales en sólo veinte semanas?

La idea surge el mes de julio pasado fruto de la necesidad de tener una respuesta preparada en caso de que, la epidemia, repita episodios como el del mes de marzo. Por ello, el responsable de infraestructuras de CatSalut, Martí Ballart, apuesta por construir unos anexos en los hospitales -aglutinando inversiones previstas teniendo en cuenta las inversiones futuras en cada centro- que puedan entrar en servicio en tan sólo seis o siete meses. Las características de estos proyectos se definen a partir de un estudio que se hizo durante la etapa más difícil de la pandemia que ya había analizado la viabilidad de construir un hospital grande que diera flexibilidad al sistema.

En julio pues, se comenzó la redacción de pliegos y los primeros contactos con los equipos que lo podrían hacer para tener listas las infraestructuras a finales de año. En un procedimiento habitual, este plazo se puede alargar hasta tres años, y por tanto, se ha tenido que apostar por un cambio de metodología en la que todos los agentes implicados, administración, hospitales, consultores, arquitectos, ingenierías y consultores, han tenido que adaptarse.

El ingeniero industrial, Toni Campos (CEO de Enaltis y miembro de la comisión de Ingeniería de la Salud de Enginyers Industrials de Catalunya), ha formado parte del equipo desde que en julio comenzó todo. En una entrevista en las Fulls d'Enginyeria, Campos ha detallado cuáles son los elementos más importantes por los que apostar, basados ​​en el Lean Design, BIM, IPD (Integrated project delivery) y Lean Construction.

En primer lugar, Campos cree que ha sido primordial que los profesionales sanitarios pudieran entender las "servidumbres" que impone una nueva infraestructura y viceversa, es decir, que todos los implicados en la construcción de los espacios, entendieran qué trabajo hacen personal médico y de enfermería en los procesos de atención sanitaria. "Los médicos y los enfermeros no entienden un plano y los ingenieros y arquitectos no entendemos el proceso asistencial", dice Campos, por tanto, el primer paso era de "comprensión" para entender las necesidades y comprobaron que no todos necesitaban el mismo pero apostaron por mantener siempre el espíritu de la "màxima polivalencia" que deben tener los anexos.

[...]

CONTINUAR LEYENDO

Extraído de: Fulls d'Enginyeria 09/10/2020


Más leídos